MACRAME: INSTRUCCIONES BASICAS


Aquí trataré de hacer una pequeña introducción, para aquellas personas que nunca antes incursionaron en la técnica del MACRAME.


Según algunas fuentes, la palabra MACRAME procede del francés que, a su vez, la toma del vocablo árabe MAKRAMA, y que se traduciría algo así como "nudo".


Pero independientemente de la veracidad de estas aseveraciones, lo que sabemos con seguridad, es que el macramé es una técnica que consiste en anudar hilos utilizando como instrumento las propias manos. Si bien en algunos casos nos valdremos de una aguja de crochet o de coser lana para facilitarnos la tarea de pasar algunos hilos, nuestras manos serán la herramienta fundamental en la creación de los trabajos.



LOS HILOS



El hilado que utilizaremos para llevar a cabo esta técnica, estará directamente relacionado con el trabajo que deseemos realizar.


Sin embargo, es importante saber que no es necesario ninguna clase de hilo en especial, ya que es posible anudar tanto hilos increíblemente delgados, como gruesas sogas.


Podemos realizar trabajos de macramé con hilos de algodón, de seda, de poliéster, con lanas, sogas de esparto, etc. Sólo hay que tener en cuenta que los nudos lucirán distintos, dependiendo del tipo de material que utilicemos. En algunos casos tendrán más relieve y en otros, menos.



CALCULO DEL MATERIAL
Aquí nos encontramos con un tema bastante difícil: cómo calcular el hilo que necesitaremos. Al respecto podría decirles que sólo la experiencia puede hacer que calculemos el material de un manera más o menos acertada.
La cantidad de hilos que necesitemos estará relacionada con distintos puntos:
- El grosor del hilo que utilicemos (los hilos más gruesos requieren mayor cantidad)
- Tipo de nudos (existen nudos como por ejemplo el bodoque, que insumen muchísimo hilo)
- Separación de los nudos. (Los trabajos muy tupidos llevarán mayor cantidad de hilo)
Otro de los inconvenientes con que nos encontramos a la hora de calcular, es que no todos los hilos de un trabajo se usarán por igual, es decir que, habrá hilos que trabajen más y se acorten con mayor rapidez que otros.
Es necesario advertir, sin embargo, que los hilos pueden unirse en forma casi imperceptible, pero esta es una tarea compleja que en mi caso particular prefiero evitar.
FORMA DE CALCULAR
Debemos saber cuál será el largo de nuestro trabajo terminado. Esa cantidad de centímetros la multiplicaremos por 4, 5, 6 u 8, de acuerdo a los parámetros que hemos visto. A la suma obtenida, si corresponde, la multiplicaremos x 2.
Las figuras que verán a continuación nos muestran un ejemplo sobre el cálculo del material necesario para un trabajo, teniendo en cuenta la separación de los nudos y el grosor del hilo.
MUY IMPORTANTE: En la mayoría de los trabajos se comienza montando los hilos dobles, por lo tanto, en estos casos, a la cantidad calculada debemos multiplicarla x 2 para que al doblarlos obtengamos la cantidad necesaria.



EL ANCHO DEL TRABAJO

Ya hablamos del largo. Ahora veremos cómo calcular el ancho del trabajo. Este es un tema mucho más sencillo, ya que prácticamente no habrá variación. O sea que una vez decidido el ancho que deseemos darle al trabajo, colocaremos hilos en el portanudos hasta obtener el ancho deseado.

SUGERENCIA:

Cuando recién nos iniciamos, trataremos de trabajar con hilos que no se aplasten con la presión, para que el nudo se visualice perfectamente y veamos qué es lo que estamos haciendo. Por otra parte, sería importante que tal hilo no se enrede con facilidad y que permita desatar los nudos cada vez que nos equivoquemos (cosa frecuente al comienzo).

De acuerdo a lo antedicho, el hilo que sugiero para iniciarse, es el que en Argentina conocemos como "piolín de albañil" (porque es el que usan los albañiles en las construcciones), que es un hilo de algodón, muy fuerte y retorcido y que no se aplasta ni se enreda con facilidad.


PORTAHILOS o PORTANUDOS: Como la misma palabra lo indica, es el hilo en que se cargarán todas las hebras que vayamos a trabajar. En algunos casos el portahilos puede ser una varilla de madera, una argolla, una rama, etc.

Para los casos en que el portahilos sea precisamente otro hilo, necesitaremos valernos de algún instrumento para sujetarlo de acuerdo al trabajo que estemos realizando.

Algunas veces, bastará con sujetar ambos extremos con alfileres sobre una bolsa rellena de arena o de arroz (lo importante es que sea pesada para que el trabajo no se desplace). Esta bolsa es aconsejable en trabajos delilcados y de poco tamaño.



En otros casos, puede resultarnos más útil una madera provista de dos clavos, tal como se aprecia en la figura siguiente. Para realizarla no hace falta contar con ninguna madera en especial, pero sí tener en cuenta que no debe ser demasiado liviana, ya que en ese caso se desplazará cuando tensemos los hilos para realizar los nudos.



El tamaño de la madera y la separación de los clavos, estará relacionado con el trabajo que debamos hacer. Al igual que en el caso anterior, los extremos del hilo portahilos, se anudarán en los clavos para poder trabajarlo en el tramo central.

OTROS ELEMENTOS: Tal como expliqué con anterioridad, si bien el MACRAME, se trabaja con las manos, en algunos casos, cuando tengamos que introducir una hebra entre los hilos de un ajustado nudo ,por ejemplo, será indispensable que nos ayudemos con algún elemento adecuado.Para ello, será conveniente tener a mano una aguja de crochet y/o una aguja de coser, con el ojo lo suficientemente amplio, como para enhebrar el hilo que estemos utilizando.


MUY IMPORTANTE

Para obtener resultados óptimos, es indispensable seguir las indicaciones correctamente, pero fundamentalmente, hay un punto en que quienes se inician fallan, y se trata de un error muy fácil de evitar. Se trata de lo siguiente:


Generalmente entre los hilos que estamos anudando, vamos a encontrar "hilos guía" e "hilos que trabajan". Y cuando hablamos de "hilos que trabajan", debemos entender que sólo ellos trabajan. Los hilos guía deben permanecer inactivos y tensos, para que los nudos que se efectúen sobre ellos tengan la apariencia adecuada. Inclusive en algunos casos, si el hilo guía trabaja en lugar de permanecer inactivo, el nudo que resultará será distinto del que pretendemos hacer.

En síntesis: cuando en las indicaciones dice que el hilo guía permanece inactivo, así es como invariablemente debe permanecer.